Seguro que ya sabes de qué va esto, apuesto a que si te consideras un emprendedor digital que comienza su camino ya tienes claro cómo funcionan las cosa aquí.

En internet las reglas del juego cambian, montar un negocio digital va más a allá de darse de alta como autónomo y empaparse de las leyes para tributar, buscar un local chulo o buenos proveedores que cumplan con tus expectativas.

Ahora el negocio eres tú, el local puede ser cualquier sitio cómodo (con un enchufe y una buena conexión wifi, claro está) y como herramientas imprescindibles tan solo necesitarás una buena dosis de pasión, paciencia y disposición para hacer las cosas poco a poco.

¿Los emprendedores digitales son autosuficientes?

¿Los emprendedores digitales son autosuficientes?

No me malinterpretes, con tan sólo estas 4 cosas no se monta un negocio online, pero son un buen comienzo y para que te hagas una idea, en principio son más que suficientes.

Después, lo que más vas a necesitar es adaptar tu mentalidad al mundo online, porque aunque todos empezamos creyendo que podremos hacerlo a la primera, luego te darás cuenta de que hay que hacer ciertos cambios…

Para empezar, tardarás un tiempo en crear la infraestructura de tu negocio, tu web o tu blog requerirá al principio mucha atención y mimos y te comerá todo el tiempo de que dispongas. Esta primera fase es muy trabajosa porque se trata de saber exponer a la perfección quién eres, cómo es tu empresa y por qué han de elegirte a ti y no a otro.

Cuando te pongas al tanto de cómo va la cosa aquí, vas a llegar a un par de conclusiones iniciales sí o sí. O lo haces todo tú y eres un superman o una superwoman, o aceptas que ciertas tareas las vas a tener que delegar en alguien. Esto ocurre en la mayoría de los casos, ya que el factor tiempo siempre está presente… Si lo inviertes, tal vez con los meses (o años) puedas ocuparte tú de todo pero por lo general, se delega.

Te decía más arriba que al principio es más que suficiente con la pasión, la paciencia y la disposición, pero esto es al arrancar. Porque a la larga, siempre, y digo siempre, vas a necesitar invertir un mínimo en tu negocio. Si no es una cosa va a ser en otra. Esto es inevitable, en internet no todo es gratis. O mejor dicho, no todo lo gratis es lo más conveniente.

Ejemplos de esto, bien podrían ser:

  • Elegir un buen hosting (preferiblemente de pago)
  • Tener buenos equipos para trabajar con soltura.
  • Estar dispuesto a gastar en herramientas digitales para hacer crecer tu proyecto.
  • Disponer de un fondo para formarte en marketing digital (cursos, seminarios, etc.) o pagar a un profesional que te asesore en esta materia tan importante.

Si emprendes solo (cosa que a mí no me ocurrió porque tuve la suerte comenzar con mi blog siemprendes.com junto a mis dos hermanos) la cosa se puede poder durilla al principio. En mi opinión todos necesitamos de ayuda en algún momento y nadie es autosuficiente del todo.

Creo que es un concepto para el que algunos aún no están preparados en internet. Comienzan con sus páginas webs de una forma precipitada creyendo que eso es tener un negocio online, pero para llegar a ello, deben cumplirse muchos factores.

 

Porque te va a ocurrir lo siguiente. Vas a crear tu web, o tu blog, y en un tiempo vas a ir viendo las carencias que tiene cuando hagas un análisis, necesitarás mejorarlo, revisarlo, pulir el proyecto… A todos nos pasa al principio, es cuestión de ir poco a poco dándole forma hasta que esté más que preparado para la venta.

No todos los emprendedores tenemos las mismas capacidades ni los mismos talentos. Unos aprendemos mejor a comunicar, otros tienen dotes más técnicas, otros puede que controlen muchísimo de redes sociales, tu caso quizás sea el de alguien a quien se le da bien la estrategia…

¿Qué es imprescindible para adaptar la mentalidad a los nuevos negocios digitales?

De lo que se trata es de no frustrarse y saber que si se necesita ayuda se busca, no pasa más.

Lo imprescindible es la capacidad de adaptación, para mí esto es vital. Es algo que he aprendido en estos 5 años de emprendimiento a fuerza de equivocarme.

Además se me ocurren otros tantos puntos importantes que si cuentas con ellos, estarás más que preparado para hacer de tu camino online algo exitoso:

  • Ganas de aprender y de estar continuamente adquiriendo conocimientos nuevos.
  • No tenerle miedo a la evolución, en internet todo va muy deprisa.
  • Abrir tu mente lo máximo posible, por ejemplo en colaborar con otras webs, otras marcas o lo que los más tradicionales pueden considerar la competencia (esto en internet ya no existe).
  • Estar abierto a tomar decisiones sobre la marcha y aceptar tantos cambios para tu negocio como oportunidades se vayan presentando.
  • Aceptar lo digital en todos los sentidos y no tener miedo a probar cosas distintas.

Todas estas cuestiones son bajo mi experiencia, son a las conclusiones que he llegado en mi camino online en base a cada uno de los proyectos que he creado y no han resultado bien. También los que sí han resultado pero quizás sean más valiosos los fallidos, al fin al cabo son los que más te enseñan.

Eso también es crucial, en internet el “prueba y error” es muy buena manera de acertar con tu proyecto, me atrevería a decir que aunque cueste caro (por tiempo y dinero), es la forma más fiable de acercarte a donde quieres ir con tu negocio.

Y hasta quí mi historia, espero que te sirva de ayuda. Te espero en los comentarios. ¡Hasta pronto!


 

Sonia MolineroSonia Molinero Martín
Escritora y aliada del marketing digital. Adoro la creación de contenidos y el mundo de internet, así como hablar del cambio de mentalidad necesaria para los negocios online.
Sígueme twitter_alt web

 

 

 

Imágen de portada Businessman young, multitasking gracias a Shutterstock

Pin It on Pinterest

Share This